domingo, 4 de septiembre de 2016

DOMINGO DE RAMOS: CON PRISAS PERO SIN PAUSA

Las previsiones daban probabilidad de agua y seguíamos mirando al cielo tal y como habíamos comenzado las jornadas de vísperas, sin embargo, y tras retrasar lo máximo posible en el tiempo su salida, la Hermandad de la Paz se hizo presente en el Porvenir a las dos y seis minutos de este domingo y sus nazarenos blancos pusieron normalidad al ser los primeros en salir de la jornada tal y como está mandado, con un ritmo un poco mas ligerito de lo normal, pero no por ello menos hermoso, en menos de una hora, estaba la cofradía en la calle, eso si, modificaron el itinerario de ida, y al llegar a la Puerta de Jerez, avanzarían por la avenida hasta salir a la Plaza Nueva y Tetuán.

Desde el Salvador, se informo lo que muchos sevillanos intuíamos, si por la tarde noche las probabilidades de lluvia eran mas escasas, volveríamos a disfrutar del paso de la Sagrada Entrada con las luces de la noche, y así ocurrió, pocos minutos pasaron de las cinco menos cuarto y un nazareno de la Cofradía de Jesús Despojado pidió la venia en Campana para inaugurar la Carrera Oficial de esta bendita Ciudad. El paso de misterio de los Despojos realizó su dificultosa salida a la plaza de Molviedro a los sones del particular tocar de la Agrupación de Virgen de los Reyes, que tras interpretar la marcha real, y levantarse al cielo el paso, comenzó a sonar “Tu Misericordia”, el Señor lucia túnica blanca, el exorno sobre el dorado del canasto eran rosas de un tono entre rosa y moradas claras, con la plaza abarrotada comenzaba su clase de saber andar para alegría de los presentes, muchas chaquetas y móviles arriba para inmortalizar el momento. La respiración la contuvimos cuando le tocaba salir al paso de Palio de la Virgen de los Dolores y Misericordia, que sus costaleros con mimo y mucho corazón pusieron en la calle entre aplausos del respetable que allí estaba aguardando la espera.

Poco a poco y con algunos retrasos todas las cofradías salieron a realizar su Estación de Penitencia tal y como esperábamos los jartibles cofrades, los hermanos de la Hermandad de la Paz, y de la Hiniesta, hicieron un gran esfuerzo por llegar en hora a la Plaza de la Campana y no dejar mucho retraso, y en su año de su coronación la Virgen de la Paz atravesó la plaza con prisas pero sin pausa, con elegancia y andando sobre los pies, y luciendo esa belleza radiante que solo la Dolorosa del Porvenir es capaz de lucir cada Domingo de Ramos, con su marcha llegaba hasta el palquillo de autoridades con la candelería a medio encender y sus ramos de fanal de claveles blancos. Coronación, se interpretó haciéndole un guiño a la que hace 25 años estuvo en su casa y realizó su Estación de Penitencia desde San Sebastián, mientras se creaba la nueva Parroquia del Barrio del Cerro del Águila y se despidió esta gran chicotá con la marcha dedicada a la Dolorosa de Francisco Pizarro, Virgen de la Paz.

El paso de Misterio de la Sagrada Cena bajaba por la Calle Laraña para revirar hacia Orfila a los sones cigarreros de la marcha “Señor de Sevilla” y “Soberano en Getsemaní”, bajo un cielo azul claro despejado y reflejándose los rayos del sol en las doradas potencias que luce el Señor en su Eucaristía. En pocos metros el silencio, el Señor de la Humildad y Paciencia nos sobrecogía el alma, al pasar pero sobre todo al marcharse y poder apreciar su espalda. La Rosa delicada de la Virgen del Subterráneo aparecia armoniosa y delicada, con sus claveles rosas, su saya roja y oro, con su manto morado y oro y su enjoyado pecherín estampas de otros momentos de antaño, como banda sonora, sonaba “Como tú ninguna” de David Hurtado.






Por la Puerta Osario aparecía la Cruz de Guía escoltada por dos faroles en plata,  los nazarenos de antifaces de terciopelo morado de la Cofradía de San Roque, pronto llego el paso del Nazareno de las Penas acompañado por el cirineo, luciendo para la ocasión túnica lisa morada y un monte de claveles rojo, andando con zancada larga pasaba con nuevos sones de la Banda de Cornetas y Tambores Esencia, raro se me hizo no escuchar a la Centuria, ni peor ni mejor, sino raro. El paso de la Virgen de Gracia y Esperanza, ya metida en la sombra de la calle Jáuregui andaba dándole paso a la trasera a los sones de la música, también exornada con claveles blancos en forma de fanal en sus jarras, llegaba con la candelería aun apagada. En su vuelta a casa tubo que modificar el itinerario por las lluvias que se esperaban pasada la media noche y regreso desde la plaza de la Alfalfa, por la calle Águila hasta salir a la ronda y hacer su entrada en la plaza Carmen Benítez.


Ya pasadas las ocho y cuarto de la noche el Crucificado de la Buena Muerte acompañado de Maria Magdalena hacia su entrada en la Catedral a los sones de “Magdalena Bendita”, no sin antes hacer la parada de rigor, para bajar la cruz y meter sus pies entre el intenso monte de claveles rojos que se perfilaba con lirios morados cobre la madera del canasto, una vez arriba se mandó de frente y así entro por la estrecha puerta de San Miguel. 





Con la candelería totalmente encendida se podía ver a la Virgen de la Hiniesta, que comenzaba a girar desde la Calle Alemanes para subir la Cuesta del Bacalao a los sones de la marcha dedicada a la Rosa de San Julián, “Estrella Sublime”.






Desde San Juan de la Palma los ordenados nazarenos blancos salían detrás de su Cruz de Guía a la hora fijada en los itinerarios, el gran paso de Misterio del Señor del Silencio en el Desprecio de Herodes salía bajo el silencio de los asistentes, que no eran pocos, y con el sonido del rachear de los costaleros y las ordenes de su capataz, los Villanueva. Cuando faltaban por salir las maniguetas trasera comenzaron las primeras notas de “Silencio Blanco”. Al contrario lo hacia el sevillanísimo paso de palio de la Virgen de la Amargura, una de mis debilidades, desde antes de hacer su salida ya estaba sonando los acordes de la marcha “Amarguras”, delicadeza en sus lagrimas, en sus manos, en sus ojos, incluso en su breve conversación con Juan, de testigo su candeleria completamente encendida y sus ramos de claveles blancos.


Con “Cristo del Amor” hacia la entrada en la plaza de San Francisco, la esperada Borriquita, llevando al Señor de la Entrada, pasada las once y cuarto de la noche con su andar sobre los pies, el Zaqueo siempre pendiente desde lo alto de la palmera y muchos los niños que aun a esas horas acompañaban en sus tramos al primero de los pasos, por lo que vimos palmas, y túnicas blancas y el alboroto que supone estas primeras parejas de nazarenos entrañables. Enmudecía la plaza al llegar el señor del Amor, magnifica la estampa con el fondo de la Giralda totalmente encendida, solo se mantenía despiertos en el conjunto los ángeles anunciadores y el pelicano que no se cansa de dar de comer a sus hijos. Tres golpes de martillo y el palio de la Virgen del Socorro al cielo entre nubes de incienso, sonando “Soledad dame la Mano” otra estampa que recomiendo, en cualquier sitio, en cualquier momento, admirar a la Virgen María, en esta advocación, es sublime.


En la noche cerrada, con nubes que amenazaban agua, llegaba la Cruz de Guía de la Cofradía trianera del día a la capilla de la Estrella, tramos de nazarenos iban entrando hasta que llegó el “Penita de Triana”, con un exorno floral silvestre, el Señor orante reviraba para cuadrarse y mirar a un barrio totalmente entregado, levanta dedicada a los niños refugiados que mueren cruzando las aguas para buscar una mejor vida, fue al cielo y comenzó a sonar “Una vida de esperanza”, poco a poco avanzaba hacia la capilla entrando completamente a las ordenes del capataz y meciéndose a los sones de la marcha real.









Con jacintos en sus jarras y sobre sus respiraderos, perfumó Sevilla,  con andar de nana para dormirla llegaba y reviraba para cuadrarse ante las puertas de su parroquia el paso de palio de la Virgen de la Estrella, maniobra realizada de una forma un poco apresurada por las pequeñas gotas que caían sobre el palio, hacia su entrada poco a poco con su candeleria completamente encendida y bajo palmas y vivas de sus vecinos trianeros, muchas lagrimas mientras la Virgen se asomaba de nuevo un poco para despedirse, sonaba la marcha real cuando de nuevo asomaba sus maniguetas delanteras, se cerraba así un gran Domingo de Ramos, ya sobre las dos y diez de la madrugada del Lunes.











SÁBADO DE PASIÓN Y ESTRENOS


Fotografía Fuente: ABC
Temprano se abría la jornada por el barrio de Padre Pío, sobre las tres de la tarde la hermandad nos dejo estampas bellísimas en su salida con el Nazareno de la Salud y Clemencia a los sones de "La Saeta" y la complicada salida del palio de la Virgen de la Divina Gracia. Y temprano, la hermandad volvía sobre sus pies con las ilusiones del barrio por los suelos, aparecieron unas malditas nubes y las temidas gotas de lluvia, costo la decisión como siempre, pero viendo el camino que les quedaba hasta llegar a la Parroquia del Cerro del Águila a donde se dirigían, y sin encontrar un refugio por el camino se decidió volver.


La Hermandad del Divino Perdón no tardó mucho en echarse a la calle, a pesar de los partes meteorológicos que manejaban, así que  pasadas las cinco y diez de la tarde su Cruz de Guía salia al barrio del Parque Alcosa, con cuarenta El paso del  Nazareno Jesús del Divino Perdón, salia exornado con lirios morados en el perfil del canasto y monte de claveles rojos. El paso de Palio de la Virgen de la Purísima Concepción  estrenaba en el frontal del paso el Relicario de la Beata Ana María, donado por un grupo de hermanos y realizado por Paula Orfebres.

Fuente Fotografía: Juan Flores / ABC
Tras su cambio de día tras haber pasado de salir el Viernes de Dolores, por el Sábado de Pasión, la hermandad de Torreblanca, la mas numerosa de cuantos salen en las vísperas, salió casi una hora mas tarde de lo previsto, los partes meteorológicos iban mejorando según avanzaba las horas y sobre las seis de la tarde se puso en la calle, los estrenos pudimos contemplarlos en el palio, con nuevos faldones, y nuevo techo de palio junto con las caídas y el manto, en terciopelo azul noche aun sin bordar por Grande de León que sera el encargado de hacerlo, también se estrenaban los varales realizados por Orfebrería Andaluza, y los 12 Rosarios que cuelgan de cada varal realizados por el taller de Cruz Conde Filigranas Cordobesa.
Fuente Fotografía: Diario de Sevilla

Por San José Obrero por primera vez sonaba la Agrupación Musical María Santísima de las Angustias y avanzaba su Cruz de Guía, media hora después de la prevista. Pronto salia el Nazareno de la Caridad, unos 200 nazarenos con túnicas y antifaz azules con capa blanca, realizaban la estación de penitencia por su barrio. El sol incluso se dejo ver para iluminar a la Virgen de los Dolores que estrenaba la culminación de la candelería, realizada por orfebrería Andaluza.

Fuente Fotografía: Joaquín Galán
Fuente Fotografía: Joaquín Galán
Fuente Fotografía: Joaquín Galán
En Ciudad Jardín los nervios se marchaban al abrirse por fin las puertas de la Parroquia de la Milagrosa, estreno de su Cruz de Guía en la estación de penitencia, ya que su estreno fue en el Vía Crucis de Cuaresma del Consejo General de Hermandades y Cofradías de la Ciudad de Sevilla, al cual asistió por primera vez como hermandad, realizada por Sergio Acal, en madera de cedro y con remates, ráfagas y ovalo central en plata. Pero no fue el único, el mas esperado por sus hermanos, las túnicas, blancas con escapulario verde . Sonaba la Agrupación Musical de la Redención para que el magnifico misterio encabezado por ese guarda judío y el Señor de la Esperanza avanzara con el izquierdo por delante y se entregase a su barrio, el que fue el ultimo en llegar, pero que ha conquistado a todos con su rostro lleno de Misericordia, Humildad y Esperanza. Muchas lágrimas por los que hoy ya no están aunque estábamos otros para recordarlos. En mi recuerdo, mis abuelos, del barrio que ahora van en los varales de la Virgen del Rosario a la que visitaban siempre en su iglesia, en la de su barrio, como ella decía. También mi recuerdo de los que poco a poco fueron aportando y siguen haciéndolo a día de hoy, en especial a los míos con sus costales (hermano y primos). Felicidades a todos por ese día imborrable de la memoria, por ser tan especial.

domingo, 8 de mayo de 2016

VIERNES DE DOLORES... Y PASION


De nuevo tuvimos que estar pendientes de las lluvias que se anunciaban dispersas y según avanzaba la noche, aun así las hermandades del día salieron por las calles de los barrios de Bellavista, Heliopolis, Pino Montano, Triana y por los alrededores de la Catedral.

Antes de las seis de la tarde ya los numerosos nazarenos de la hermandad del Barrio de Pino Montano se ponían en la calle, ni más ni menos que 600 nazarenos realizaron su particular Estación de Penitencia por las calles de un barrio totalmente entregado, delirio y aplausos a la salida del paso del Señor, Jesús de Nazaret. A la salida del paso de Palio de la Virgen del Amor, la cual estrenaba la restauración de los varales y el dorado de la corona que porta la dolorosa por Orfebrería Domínguez, sonaba la marcha Amor y Esperanza de Alejandro Blanco y dedicada al especial hermanamiento entre esta cofradía y la de la Esperanza Macarena, también en su salida fue recibida por la lluvia que mas nos gusta a los sevillanos, la de pétalos de flores.

La siguiente hermandad que se echo a la calle fue la de La Misión, exornado el paso de misterio por lirios morados, el Nazareno en su encuentro con las mujeres, llevaba una preciosa túnica bordada en oro en la que también se podía ver el bordado de la flor de la “Pasión”, en la parte baja de la misma. Con los primeros sones Cigarreros, y de este andar clásico y elegante llego ante los Ancianos del barrio que lo aguardaban como cada Viernes de Dolores, buscando en la mirada de la Virgen del Amparo, consuelo y esperanza.

En Bellavista se reencontraban los sentimientos, el de la alegría por la gran y encomiable labor de esta hermandad con su Comedor Social fundamental en el barrio, y la repentina perdida de uno de sus colaboradores, el que se entregaba como otros muchos, en sus vacaciones o ratos libres, por los demás, a esta persona iba dedicada la primera levanta de los pasos de los titulares, por el periodista Fernando Carrasco. Pronto el paso del Señor de la Salud y Remedio salía a la calle entre aplausos y comandado por Juan Manuel Martín (hijo), que se estrenaba en el martillo, así como también se estrenaba la crestería superior de la canastilla, y las cartelas del paso de misterio. El palio de la Virgen del Dulce Nombre, también iba de estreno, ya que en la calle central de la candelería llevaba  a la protectora nazarena del pueblo de Dos Hermanas, a la que tanta vinculación tiene también este barrio con la Romería del Valme, la Virgen del Valme ha sido realizada por Antonio Luis Troya, y regalada por la propia hermandad de Dos Hermanas, en madera policromada, dentro de un pequeño templete de plata. También el uno de sus varales un lazo negro con las letras doradas con el nombre del periodista fallecido.

Sobre las ocho de la tarde en Triana se anunciaba su particular Semana Santa, la de su barrio, y con la excepción, nazarenos de ruán negro avanzaban por sus calles completamente en silencio. Su Cruz de Guía, arbórea y con los cuatro cruces de Jerusalén en plata ponía el punto y seguido a la caída de la noche, con recogimiento, el paso del Crucificado de Pasión y Muerte llegaba con un andar aliviado y dejando paso a la trasera, los cuatro hachones encendidos y flores en tonos morados y blanco exornando el paso. Este año la canastilla del paso ya ha sido barnizada, quedando en un tono oscuro. Unas tres horas pudo estar el cortejo en la calle, tras anunciar la Aemet  que a eso de las diez de la noche se esperaban precipitaciones, por lo que la corporación, al igual que el resto de las cofradías recortaron sus itinerarios para prevenir que los cortejos se mojasen, no llegaron a la Parroquia de Santa Ana y decidieron volver a su sede por Pagés del Corro entrando sobre las 22.30 y terminando así su Estación de Penitencia.

Con la salida prevista y realizada sobre las ocho y diez de la tarde el Nazareno de la Corona asomaba por la puerta del Perdón de la Catedral para visitar la feligresía, la noche cada vez se hacia mas fría y desangelada, pero la impresionante talla del Nazareno, con su paso tallado y sus faroles y los cuatros guardabrisas, cada uno en las esquinas sobre los respiraderos encendidos, daba un poco de luz a la noche, exornado con lirios morados y entre nubes de incienso avanzaba por Alemanes en silencio. Abundante su grupo de monaguillos delante del paso y curiosa estampa de víspera que nos dejan los penitentes de esta hermandad que portan las cruces tal y como la porta el Señor, y tal y como veremos al Nazareno del Silencio en la Madrugá.


Aunque finalmente el Viernes de Dolores tubo que terminar antes de los normal, lo importante es que no paso a mas y las hermandades estuvieron a la altura e hicieron lo que tenían que hacer para que nosotros pudiésemos contemplar las imágenes y sus cortejos de la mejor manera posible sin arriesgar y con las ganas e ilusión que ponemos todos los cofrades este Viernes, santoral de todas las Dolores, y que abre las puertas de nuestra Semana Grande….